C贸mo se utilizaron los submarinos alemanes en la Primera Guerra Mundial y se perfeccionaron en la Segunda

 

Despu茅s de aterrorizar a los barcos transatl谩nticos en la Primera Guerra Mundial, los submarinos alemanes se volvieron a煤n m谩s temibles en la Segunda Guerra Mundial.
Los submarinos alemanes, las armas navales m谩s formidables de ambas guerras mundiales, devastaron la navegaci贸n transatl谩ntica, hundiendo 8.000 buques mercantes y de guerra y matando a decenas de miles de personas. Estos submarinos (abreviatura de Unterseeboot, palabra alemana que significa "barco submarino") merodeaban por los oc茅anos en busca de presas y pod铆an atacar a barcos 20 veces m谩s grandes tanto por encima como por debajo de la superficie con sus ca帽ones de cubierta y sus torpedos.

En el interior de los submarinos, poco iluminados y claustrof贸bicos, los marineros no pod铆an ducharse ni cambiarse de ropa durante las patrullas que pod铆an durar dos meses en el mar. Cincuenta hombres compart铆an dos retretes -uno de los cuales hac铆a las veces de armario para la comida al comienzo de las patrullas- que no pod铆an funcionar cuando estaban a 80 pies o m谩s bajo la superficie debido a la presi贸n del agua exterior, seg煤n The U-Boats, de Douglas Botting.

Los tripulantes de los submarinos inhalaban un c贸ctel asqueroso de agua de sentina, sudor y gases de gas贸leo. El moho floreci贸 en sus zapatos, y las cartas incluso se pudrieron por el calor y la humedad agobiantes. "Me siento como Jon谩s dentro de un enorme marisco cuyas partes vulnerables est谩n enfundadas en una armadura", escribi贸 el corresponsal de guerra alem谩n Lothar-G眉nther Buchheim durante una patrulla en 1941.

Los submarinos eran todav铆a armas navales primitivas cuando Alemania se convirti贸 en la 煤ltima gran potencia naval en construir uno en 1906. Sin embargo, al comienzo de la Primera Guerra Mundial, en 1914, Alemania hab铆a alcanzado a la competencia. Sus 20 submarinos listos para el combate eran m谩s sofisticados que los de otros pa铆ses y pod铆an recorrer 5.000 millas sin repostar, lo que les permit铆a operar a lo largo de toda la costa brit谩nica.

Los submarinos llegan a la mayor铆a de edad en la Primera Guerra Mundial

La flota de submarinos realiz贸 su primer ataque el 5 de septiembre de 1914, con un ataque a un crucero ligero brit谩nico frente a la costa de Escocia que mat贸 a m谩s de 250 marineros. Diecisiete d铆as despu茅s, el U-9 hundi贸 tres cruceros de batalla brit谩nicos en una hora, matando a casi 1.500. A pesar de estos ataques, los alemanes perdieron m谩s submarinos de los que hundieron durante el primer mes de la guerra.

En febrero de 1915, Alemania anunci贸 el inicio de una guerra submarina sin restricciones en la que todos los buques, incluso los mercantes de pa铆ses neutrales, ser铆an hundidos sin previo aviso en una zona de guerra alrededor de Gran Breta帽a. La idea de que los submarinos atacaran barcos mercantes hab铆a sido descartada por muchos brit谩nicos, incluido el Primer Lord del Almirantazgo Winston Churchill, que escribi贸: "No creo que esto lo haga nunca una potencia civilizada".

Los submarinos no s贸lo atacaron los suministros de alimentos y petr贸leo destinados a las Islas Brit谩nicas, sino tambi茅n los barcos de pasajeros. El 7 de mayo de 1915, el U-20 torpede贸 el transatl谩ntico Lusitania frente a la costa de Irlanda y mat贸 a casi 1.200 pasajeros, entre ellos 128 estadounidenses. Alarmada ante la perspectiva de una entrada de Estados Unidos en la guerra, Alemania acab贸 comprometi茅ndose a proteger la seguridad de los pasajeros antes de hundir barcos desarmados.

Los aliados se esforzaron por contrarrestar la amenaza de los submarinos. La Royal Navy camufl贸 los buques de guerra con pinturas para hacerlos pasar por buques mercantes y apil贸 pajares para ocultar los ca帽ones. Algunas patrullas brit谩nicas llevaban incluso sacos de lona y martillos que pod铆an utilizar para cubrir y romper las lentes de los periscopios de los submarinos.

Tras anunciar la reanudaci贸n de la guerra submarina sin restricciones contra los buques aliados y neutrales el 31 de enero de 1917, los submarinos hundieron m谩s de 500 buques a finales de abril. Los submarinos estuvieron a punto de derrotar a Gran Breta帽a, pero los ataques a los buques mercantes estadounidenses desempe帽aron un papel importante en la entrada de Estados Unidos en la guerra.

El U-Boat llega a aguas americanas

El desarrollo del submarino U-crucero por parte de Alemania le permiti贸 atacar la costa atl谩ntica de su nuevo enemigo. El primer submarino alem谩n lleg贸 a aguas americanas en mayo de 1918 y hundi贸 13 barcos -incluyendo seis en un solo d铆a- adem谩s de colocar minas en puertos americanos y cortar dos cables telegr谩ficos en el fondo del mar durante su patrulla de 12.000 millas.

Al agrupar los buques mercantes en convoyes y escoltarlos con buques de guerra, las contramedidas aliadas empezaron a embotar a los submarinos, aunque los submarinos alemanes consiguieron destruir m谩s de 10 millones de toneladas de carga cuando termin贸 la Primera Guerra Mundial.

Aunque el posterior Tratado de Versalles exig铆a la entrega de todos los submarinos y prohib铆a su futura posesi贸n por parte de Alemania, la construcci贸n de submarinos se reanud贸 despu茅s de que el l铆der nazi Adolf Hitler repudiara el pacto de paz en 1935. La Primera Guerra Mundial hab铆a demostrado que los submarinos de largo alcance pod铆an ser armas poderosas, y cuando la guerra volvi贸 en 1939, tambi茅n lo hicieron los submarinos.

Los submarinos apuntan a las rutas mar铆timas en la Segunda Guerra Mundial

Cuando comenz贸 la Segunda Guerra Mundial, Alemania ten铆a 57 submarinos bajo el mando del Comodoro Karl D枚nitz, que hab铆a servido en los submarinos de la Primera Guerra Mundial. D枚nitz cre铆a que la guerra se decidir铆a en el Atl谩ntico y que podr铆a ganarla con 300 submarinos.

En mayo de 1940, Hitler aprob贸 la guerra submarina sin restricciones contra toda la navegaci贸n en torno a Gran Breta帽a, tras haber rechazado inicialmente la idea para no provocar a Estados Unidos. Una vez en posesi贸n de los puertos de Noruega y el oeste de Francia, Alemania ampli贸 el alcance de sus submarinos para perturbar la navegaci贸n mercante. Los submarinos acechaban sus objetivos durante d铆as y atacaban en grupos que los brit谩nicos llamaban "manadas de lobos". Desde el verano de 1940 hasta la primavera de 1941, cada U-boat en el mar hundi贸 una media de ocho barcos mercantes al mes en lo que Alemania llam贸 la "茅poca feliz".
Aunque los brit谩nicos pusieron en marcha un sistema de convoyes al comienzo de la guerra, su protecci贸n fue escasa durante los primeros 18 meses. El radar segu铆a siendo primitivo. Los aviones eran pocos, carec铆an de suficiente alcance y no pod铆an proporcionar cobertura de escolta por la noche. Mientras los Aliados carec铆an de informaci贸n adecuada sobre los movimientos de los submarinos, Alemania interceptaba los cables entre las compa帽铆as de seguros mar铆timos estadounidenses y los suscriptores europeos para conocer los cargamentos de los barcos, las fechas de salida y los destinos.

Tras la entrada de Estados Unidos en la Segunda Guerra Mundial, una oleada de 16 submarinos atac贸 a los buques mercantes a lo largo de las costas estadounidenses y canadienses como parte de la Operaci贸n Drumbeat. Aprovechando la debilidad y desorganizaci贸n de las defensas, los submarinos llegaron hasta el Golfo de M茅xico y recorrieron las rutas mar铆timas costeras durante la primera mitad de 1942. Los submarinos que merodeaban por las rutas mar铆timas de Carolina del Norte hundieron 78 barcos mercantes y mataron a 1.200 marinos mercantes.

Una vez que los buques mercantes estadounidenses empezaron a navegar en convoyes transatl谩nticos con escoltas mar铆timas y a茅reas continuas, los ataques disminuyeron dr谩sticamente. Junto con la ruptura de los c贸digos de los submarinos, las mejoras en la tecnolog铆a del radar y la eficacia de los ataques de los bombarderos de largo alcance y de los portaaviones de escolta hicieron que se hundieran 41 submarinos en mayo de 1943, ocho de ellos en un solo d铆a. D枚nitz respondi贸 ordenando a sus submarinos que se retiraran a lugares m谩s remotos, como el Oc茅ano 脥ndico, donde los objetivos estar铆an sin escolta.

Los submarinos volvieron a la costa brit谩nica en 1944, despu茅s de que el desarrollo de los tubos de ventilaci贸n les permitiera operar durante m谩s tiempo y a mayor profundidad bajo el agua para reducir la posibilidad de ser detectados por los radares y los aviones enemigos. Sin embargo, sufrieron grandes p茅rdidas y pocos 茅xitos. Tras el suicidio de Hitler el 30 de abril de 1945, D枚nitz fue su sucesor y orden贸 a las fuerzas alemanas que cesaran sus operaciones y se rindieran. Los 45 submarinos que estaban en el mar salieron a la superficie y se dirigieron a los puertos designados por los Aliados.

Seg煤n algunas estimaciones, Alemania perdi贸 tres cuartas partes de los submarinos que construy贸 durante la Segunda Guerra Mundial. Aunque arrasaron con la navegaci贸n aliada a lo largo de las dos guerras mundiales, los submarinos tambi茅n se convirtieron en ata煤des de acero en el fondo del oc茅ano para aproximadamente 30.000 de los 40.000 marineros que los tripulaban.

Entradas Populares