¿Qué papel desempeñaba la mujer en la antigua Roma?

 

Las mujeres de la antigua Roma, libres o esclavizadas, desempeñaban muchos papeles: emperatriz, sacerdotisa, diosa, propietaria de una tienda, comadrona, prostituta, hija, esposa y madre. Pero carecían de voz en la vida pública.

También carecían de voz en la historia. Con pocas excepciones -como las palabras de la poetisa Sulpicia o el grafiti de una mujer llamando a su amante, encontrado en las paredes de Pompeya- lo que sabemos de ellas procede casi exclusivamente de los escritos de los hombres de los círculos más elitistas de Roma.

Como en muchas culturas, el valor de las mujeres en la antigua Roma se definía casi únicamente en relación con sus padres y maridos; la mayoría se casaba a mediados de la adolescencia. Ninguna mujer romana podía votar, desempeñar un papel directo en los asuntos políticos o militares o desempeñar un papel oficial en la gestión de la república y, posteriormente, del imperio. Sin embargo, podemos vislumbrar tentadores indicios de que las mujeres -normalmente las de mayor riqueza, educación y estatus familiar- encontraban formas de reclamar nuevos poderes y derechos para sí mismas. A veces lo hacían influyendo en los hombres de su vida, en ocasiones reclamando un papel religioso en la sociedad y, más raramente, obteniendo cierto grado de independencia legal y económica.

Lo que los hombres de la Antigua Roma escribían sobre las mujeres

"El erudito Plinio el Joven escribió en una carta sobre su novia adolescente, Calpurnia, que, con unos 15 años, era unos 25 años más joven que él cuando se casaron. Plinio también alabó cariñosamente la capacidad de su esposa para memorizar sus escritos.

Otros describieron a las mujeres de forma mucho más mordaz. Ovidio, el famoso poeta de principios del imperio, creía que el "primitivo" impulso sexual de las mujeres las hacía irracionales. El político y abogado romano Cicerón recordó a un jurado que sus antepasados colocaban a las mujeres "en poder de tutores" (o guardianes) debido a la infirmitas consilii, o debilidad de juicio. Marco Porcio Catón, uno de los estadistas más venerados de la Roma republicana, advirtió a sus compatriotas de los riesgos de tratar a una mujer como a un igual, afirmando que "a partir de ese momento se convertirán en tus superiores".

Quizás el satírico romano Juvenal ofreció las opiniones más mordaces en su famosa y misógina Sexta Sátira, escrita en el siglo II d.C. Entre sus quejas: Las mujeres eludían cualquier empresa arriesgada pero que mereciera la pena. Eran propensas a la promiscuidad, y más molestas cuando se atrevían a hacer alarde de opiniones intelectuales. Y que el cielo ayude al hombre cuya suegra tenga pulso: "Toda posibilidad de armonía doméstica se pierde mientras viva la madre de tu mujer".

El modelo de matrona romana

Según el código legal y social de Roma -escrito y no escrito-, la mujer romana ideal era una matrona que hilaba su propia tela, supervisaba los asuntos de su familia, proporcionaba a su marido hijos, comida y un hogar bien gestionado, y mostraba una modestia adecuada. Las mujeres que desafiaban este estereotipo solían acabar marginadas.

Durante gran parte de la historia de la antigua Roma, las mujeres ni siquiera tenían derecho a su propio nombre, y casi siempre tomaban una versión femenina del apellido de su padre. Así, Cayo Julio o Marco Terencio tendrían hijas llamadas, respectivamente, Julia y Terentia. En el caso de que hubiera varias hijas, se diferenciarían con un sufijo: Julia Mayor para la mayor, Julia Menor para la siguiente y Julia Tertia para la tercera.

La religión abrió las puertas

Si bien la antigua sociedad romana estaba dominada por los hombres, el panteón de dioses romanos no lo estaba. De las tres deidades supremas adoradas por los antiguos romanos, sólo una -Júpiter, el rey de los dioses- era masculina. Las otras dos eran Juno, diosa principal y protectora del imperio, y Minerva, hija de Júpiter y diosa de la sabiduría y la guerra.

Las Vírgenes Vestales -o sacerdotisas de Vesta- eran las residentes más importantes de la ciudad. Nombradas antes de la pubertad y obligadas a mantener la castidad durante 30 años, las seis jóvenes desempeñaban funciones sagradas, como preservar el fuego del hogar del templo de Vesta (la creencia era que si el fuego moría, también lo haría Roma), y otras tareas importantes, como salvaguardar los testamentos de los romanos más ricos y prominentes, como Julio César. La importancia religiosa de las sacerdotisas les otorgaba un poder e influencia inusuales, y en ocasiones lo utilizaban, como cuando intervinieron para salvar a un joven César del dictador Sula.

Las mujeres romanas se apoyaron en el poder masculino

Las vidas públicas extremadamente limitadas no impidieron que una serie de mujeres romanas antiguas, todas ellas pertenecientes a la élite, se forjaran focos de influencia junto a sus hombres.

Por su parte, Faustina la Joven estuvo rodeada de poder imperial: Hija del emperador Antonino Pío, se casó a los 15 años con el futuro emperador Marco Aurelio y tuvo 14 hijos, uno de los cuales llegó a ser emperador Cómodo. Faustina, una de las pocas mujeres a las que se les concedió el título de Augusta, el más alto estatus que podía recibir una mujer, era venerada por los militares cuando acompañaba a su marido en sus campañas, y parece que era apreciada por su esposo, que la nombró Mater Castrorum, o "madre del campamento". Cuando murió, Marco Aurelio la lloró, la deificó y fundó una serie de escuelas para niñas huérfanas en su nombre.

Las mujeres poderosas se enfrentaban a una reacción violenta

Cuanto más poderosa es una mujer, más probable es que se enfrente a las reacciones de los hombres. (Faustina ciertamente tuvo su cuota de detractores).

Livia, la esposa del primer emperador de Roma, Augusto, tuvo una enorme influencia sobre su marido: Un relato casi contemporáneo de Suetonio cuenta que Augusto elaboraba cuidadosas listas de asuntos en los que quería la opinión de su esposa, consejo que a menudo anulaba el de sus asesores.

A pesar de su devoción por el tejido y otras actividades femeninas, Livia recibió duras críticas. El historiador romano Tácito la condenó para la posteridad en sus Anales como "una verdadera catástrofe para la nación" que ejercía tanto control sobre un Augusto envejecido que "exilió a su único nieto superviviente". En poco tiempo, se ganó la reputación de haber envenenado no sólo a los nietos de Augusto, sino al propio emperador.

A las poderosas mujeres que rodeaban al emperador Nerón les fue aún peor. Agripina, su madre y defensora incondicional, había maniobrado astutamente para llegar al poder, sobre todo mediante el matrimonio (y posiblemente el asesinato), recibiendo también el venerado título de Augusta. Pero después de trabajar para que el joven Nerón se convirtiera en emperador (y actuar como su regente), cargó con la culpa de los asesinatos de su hermanastro rival, Británico, y de su padrastro, el emperador Claudio, su tercer marido. El propio Nerón conspiró para matarla, al igual que su propia esposa, Popea, que también había ejercido una poderosa influencia sobre él.

Cambios de estatus

La época de Augusto trajo consigo algunos de los cambios más significativos en el estatus de las mujeres. Mientras que las mujeres solteras se enfrentaban a fuertes penas y se endurecían las leyes que castigaban a las adúlteras, las leyes julianas también permitían que las mujeres que tuvieran al menos tres hijos quedaran exentas de la tutela de un hombre.

A pesar del prisma masculino a través del cual conocemos a estas mujeres, emergen su humanidad y su diversidad. Con el paso de los siglos, las mujeres de la antigua Roma fueron saliendo cada vez más de la larga sombra proyectada tanto por su sociedad masculina como por los abnegados ideales femeninos. Puede que nunca conozcamos sus nombres, pero sus historias emergen poco a poco de los fragmentos de cartas e inscripciones que ellas y sus familias dejaron atrás.

 

Entradas Populares